dilluns, 18 d’agost de 2014

A Federico García Lorca









De madrugada asesinaron
tu mirada y pelo azabache,
de madrugada mataron
tu sed y tu hambre.
De madrugada enmudecieron
tu voz y tu pluma,
de madrugada abrieron
la fuente inagotable
de tus ojos, de tu sed,
de tu voz y tu pluma.
Así saciaron eternamente
generaciones ávidas
de TI.





Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada