dimarts, 14 d’abril de 2015

820 ¿De donde saliste?





y hoy, ¿De donde saliste?.
Hoy, no quería hablar de ti,
habitas mi alma desde ya,
mas de cuarenta junios, y aun
es invierno en mis ojos y mí
mano tiembla en tu niebla.

Se marchitaron mis abriles 
en tu ausencia repentina,
abrazo de enorme recuerdo
el de aquel día. Te fuiste
con el temblor de una guerra
contada y la metralla que 
nunca doblegó tu rodilla.

Reventé los cielos, 
en joven chillido
de años sin respuestas, 
solo,-digo solo, 
solo tu abrazo diario 
me mantuvo despierta.

Y hoy apareciste en mi playa
desierta, bañando mis aguas
clareando respuestas, levantando
nieblas, tocando mi velo con 
dedo de sol esculpido, secando
mi alma de abril. Tu, mi beso.


Imatge: la iaia i l'encenalls