dilluns, 19 de gener de 2015

675/PH




    Camaleónica, la piel absorbe el tiempo,
    segundos, minutos  en el vacío de un
    instante eterno, impropio, nunca marcado.
    Brisas oscuras se ciernen sobre cuerpos
    desnudos, vomitados a un volátil infinito
    infinitamente propio de voces oscuras.
    Contrapuestas sus borradas sonrisas.

Pintura: Oleg Oprisco.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada